• Teléfonos: 042 395 393 – 046 027 455

Estimuladores Medulares

Estimuladores Medulares

Estimuladores Medulares

¿Qué es la Estimulación Medular?

La estimulación medular o estimulación de los cordones medulares posteriores es una técnica que ha mostrado éxito en pacientes seleccionados que sufren dolor crónico. Se basa en el principio de que los impulsos eléctricos bloquean la percepción del dolor, que se sustituye por una sensación de hormigueo en la región dolorosa.

Un pequeño cable (un electrodo) se implanta en el espacio epidural, y se conecta a un generador que se coloca bajo la piel. El generador produce señales eléctricas de bajo voltaje que se transmiten desde el electrodo a la médula o a nervios específicos, y de este modo impedir que las señales dolorosas alcancen la corteza cerebral.

¿Cómo se Implanta?

El implante quirúrgico del estimulador se realiza en dos fases:

  • Fase de prueba o test: Sirve para probar el sistema de estimulación y comprobar si es eficaz para aliviar el dolor y si es satisfactorio para el paciente. Se realiza bajo sedación endovenosa y anestesia local. Con control de imagen radiológica se implanta uno o dos electrodos en el interior de la columna hasta dejarlos en el espacio epidural lumbar, dorsal o cervical (en función de en qué parte del cuerpo se encuentre el dolor). El extremo opuesto del electrodo se hace salir al exterior y se conecta a un aparato estimulador externo. Durante varias semanas el paciente llevará consigo el estimulador externo e irá probando diferentes modalidades de estimulación, para así valorar si su dolor se alivia y si merece la pena el implante definitivo.
  • Implante definitivo: Se realiza de igual modo mediante sedación y anestesia local. Se realiza una incisión en la zona del glúteo, del abdomen o del tórax, en función de dónde se hallen los electrodos y de dónde sea más cómodo para el paciente, y se introduce bajo la piel un generador de impulsos (parecido a un marcapasos cardíaco). Se conecta el generador a los electrodos que están en la vecindad de la médula, pasándolos por debajo de la piel. A partir de este momento las modificaciones a realizar en el funcionamiento de los electrodos se harán mediante un mando externo por control remoto, y los podrá realizar el propio paciente.

Es habitual que durante las primeras semanas sea preciso hacer ajustes en los parámetros eléctricos de estimulación, para que el alivio del dolor sea óptimo.